Celsa Valdovinos, un mujer ecologista frente programas oficiales anti campesinos

Con el objetivo de reconocer las contribuciones de las mujeres rurales, la Asamblea General de las Naciones Unidas estableció el 15 de octubre como Día Internacional de la Mujer Rural. De acuerdo con la Red Nacional de Promotoras y Asesoras Rurales (RedPar), en México hay una mayor participación de las mujeres campesinas, sin embargo, la llamada feminización del campo no se traduce en mejores condiciones de vida para ellas. Frente al proceso de descampesinización, de exclusión de las campesinas y campesinos, surgen como una esperanza las organizaciones de mujeres rurales que han puesto a la mesa alternativas. Presentamos el siguiente testimonio de Celsa Valdovinos Ríos, presidenta de Mujeres Ecologistas de la Sierra de Petatlán A. C. (OMESP).

Los programas como Oportunidades, el Programa de la Mujer del Sector Agrarios (Promusag), el Programa de Organización Productiva para Mujeres Indígenas (POPMI), el Fondo de Microfinanciamiento a Mujeres Rurales (Fommur) y otros entienden a las mujeres del campo primordialmente como consumidoras, y le restan importancia a su potencial como productoras. La RedPar ha señalado que son programas que refuerzan los roles tradicionales machistas, condicionan a las mujeres a que realicen ciertas tareas a cambio de beneficios y, además, han sido utilizados con objetivos políticos clientelares.
La RedPar orienta su caminar en la idea de que las campesinas “no son simples víctimas del sistema capitalista neoliberal y patriarcal, o de la injusticia y el sexismo, sino que se están construyendo como sujetas activas, críticas y propositivas.”
De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) existen 12.3 millones de mujeres rurales.
De los cinco millones 700 mil personas que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) registra como ocupadas en el campo, sólo 422 mil 222 son mujeres propietarias de sus tierras.
El 22 por ciento de las unidades económicas rurales es manejado por mujeres. Esas mujeres que trabajan sin ser dueñas de la tierra y sin salario tampoco tienen acceso a créditos ni a capacitación, lo que afecta negativamente el ejercicio de sus derechos humanos.
Conforme a datos de la Secretaría de la Reforma Agraria (SRA) en México, un millón 393 mil 670 mujeres son titulares de derechos agrarios.
De acuerdo con estadísticas del Registro Agrario Nacional (RAN), las mujeres representan 25.95 por ciento de los cinco millones 369 mil 913 sujetos agrarios que existen en el país. El 87.93 por ciento son ejidatarias y 12.07 por ciento comuneras.

1 comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s